Reseña: Ms. Marvel vol. 3 #1-7

La polémica y aclamada nueva Ms. Marvel comienza sus aventuras

Ay, el confuso mundo del cómic marvelita… Os seré sincero: nunca antes había tocado, salvo cosas sueltas y en la medida de lo posible, autoconclusivas, este mundillo. Así que si os digo que me he leído los siete primeros capítulos de Ms. Marvel vol.3 (lo que en España viene siendo el primer tomo editado por Panini Comics) de G. Willow Wilson, Adrian Alphona y Jacob Wyatt, como poco os debo una explicación, ya que los menos versados (véase, yo), nos preguntaremos qué hay de los dos volúmenes anteriores.

Cuando el término «volumen» difiere del significado de «tomo» ya nos podemos perder, pero es fácil si recordamos que, tras tantos años de edición Marvel se ha tenido que diseñar ese artefacto para dividir en etapas del personaje. En este caso, hablamos de la nueva Ms. Marvel, tras que Carol Danvers deje ese alias para hacerse llamar Capitana Marvel. Por tanto, nos encontramos ante un inicio fresco protagonizado por Khamala Khan, la adolescente musulmana que ha sido objeto de titulares a lo largo y ancho de la Red de Redes.

Una vez aclarado ese punto, plantearé una pregunta sencilla: ¿ha tenido éxito Ms. Marvel vol. 3 simplemente por levantar polémica dándole el antiguo sobrenombre de Danvers a un personaje de una minoría étnica? ¿Es el cambio agresivo lo que la hace mejor?

ms-marvel-1

Os responderé tajantemente: el personaje y la serie se sostienen por sí solos. Si bien los titulares han podido levantar las orejas de muchos potenciales lectores, el producto final se defiende tan bien que ha sido un éxito de ventas y crítica. Y uno muy justificado, si soy yo quien opina al respecto.

Como neófito marvelita tras un relativamente breve periodo de adaptación (esencialmente, mis conocimientos se resumen al Universo Cinematográfico Marvel y a la serie de animación Earth’s Mightiest Heroes), me ha parecido un perfectísimo punto de partida, conociendo poco más que las referencias de las que se ha tratado, sin desorientarnos demasiado más allá de conceptos sencillos como InhumanosLos Vengadores y aún así, sin perderme en un solo momento.

Pero pasemos a hablar de la obra en sí: Khamala, nuestra carismática protagonista, es una adorable nerd de manual que dedica su tiempo libre a jugar a una versión amigable para abogados de Word of Warcraft y a escribir fanfics de los superhéroes que mantienen su mundo a salvo (adorando, en especial, a la Capitana Marvel). Mientras tanto, de una forma muy acertada, vive las tensiones propias de ser una ciudadana musulmana en la ciudad de Nueva Jersey con una familia un tanto cerrada.

Pero no es hasta un aciago día cuando despierta sus latentes poderes de Inhumana, el cambio de forma voluntario. Pensando en que los poderes están ahí por algo y que, si bien no como cita explícita, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, toma el manto del antiguo alias de Carol Danvers, luchando contra las injusticias, hasta llegar a la pista de El Inventor, el primer villano de esta serie.

En resumen, nos presentan la ya clásica identidad entre identidades secretas y públicas sazonada con la llamada del deber, nada especialmente novedoso en concepto, pero que sí que da muchos giros de tuerca a la hora de ejecutarlo, especialmente por su trato tan adecuado del choque cultural y el rebosante carisma de la protagonista, que no es capaz de ahogar sus gritos de fangirl al conocer a alguno de sus héroes y dar lugar a divertidísimas conversaciones.

ms-marvel-2

La narrativa también acompaña, de forma ágil y certera, abriendo los interrogantes justos y resolviéndolos a tiempo y, sobre todo, sabiendo cuándo dar lugar al drama y la tensión y cuándo a las risas y el buen rollo. Desenfadado pero atractivo y adictivo.

Por su parte, el acertadísimo dibujo nos recuerda la personalidad de la protagonista, en algunas ocasiones incluso rescatando expresiones que estamos más acostumbrados a ver en el manga que en un cómic americano pero sin alejarse demasiado de su verdadero origen. Todo ello en una edición de tanta calidad como a las que ya nos tiene acostumbrado Panini Comics, acompañada de todas las ilustraciones de portada de los números independientes, tanto la normal como la alternativa, haciéndolo, como siempre, una buena opción para tener todo a mano.

Además, mantiene al mínimo el número de referencias cruzadas a otras obras de la editorial, y las pocas que se encuentran están convenientemente explicadas, siendo un punto perfecto de partida para cualquier lector que quiera aventurarse a la piscina marvelita con una obra única, fresca y, ante todo, memorable. Su actual éxito es aval de su trayectoria y no por casualidad.

ms-marvel-footer

«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.

Ms. Marvel vol. 3 #1-7
Lo mejor
  • Los personajes. Carisma para parar varios trenes
  • La acertada forma de tratar una religión minoritaria
  • El dibujo, muy acorde al tono
Lo peor
  • Que no te guste el metahumor del que a veces hace gala



«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.