‘Kirby: Planet Robobot’ recibe un nuevo tráiler

¡Poyo!

Oh, ¿ya empieza la noticia? Nos habíamos quedado tan embelesados con Kirby: Planet Robobot que nos habíamos olvidado de escribirla. Y no es sin motivo, ya que el juego de la adorable bolita rosa nos presenta no sólo su tráiler general sino que también una jugosa actualización de la web y un anuncio televisivo.

La actualización, centrada en las nuevas habilidades y algunas transformaciones del mecha de nuestro protagonista nos trae la habilidad ESP (que para nada está basada en Earthbound permitiéndonos hacer ataques característicos de los niños con poderes de la franquicia), así como las siguientes habilidades robóticas:

  • Chispa: permite lanzar bolas eléctricas (que puedes cargar) o un rayo de energía.
  • Jet: transforma el robot en un avión, que podrá disparar balas y misiles. Además, podrá esquivar.
  • Cuchilla: genera motosierras gigantes que cortan todo con lo que te cruces. Puedes controlar su dirección o lanzarlas, pero lo más divertido es simplemente llevarlas para devastar el camino.
  • Bomba: las bombas del robot podrán caminar por sí solas.
  • Rueda: nos permitirá transformarnos en un coche de carreras que podrá hacer piruetas y arrollar a los enemigos con pinchos.

https://www.youtube.com/watch?v=dQP3wHvUW5A

Kirby: Planet Robobot llegará a nuestras Nintendo 3DS el día 10 de junio. ¡Giga… drill… B—! Quiero decir, ¡poyo!

kirby planet robobot

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.