Muere Shiro Kotobuki, talentoso ilustrador que dibujaba con la boca

Es conocido en occidente por su aporte al videojuego Rumble Roses

Shiro Kotobuki

Malas noticias para el mundo de la ilustración y de la industria de los videojuegos, puesto que toca trasladar el fallecimiento de una personalidad, quizás no tan conocida en occidente, pero que la luchado enérgicamente contra las adversidades que presenta la vida para alcanzar una meta, un sueño: trabajar con aquello que le apasionaba. El ilustrador Shiro Kotobuki ha fallecido repentinamente el 15 de junio de 2016, a los 47 años de edad. Arrastraba desde hace tiempo una afección cardíaca que ha provocado su muerte.

En occidente es principalmente conocido por su aporte en la ilustración y diseño de personajes para Rumble Roses, videojuego para PlayStation 2 basado en la lucha libre femenina con tintes de fantasía. Fue un juego distribuido por Konami que contó además con la música de Akira YamaokaSilent Hill 1, 2 y 3, Snatcher, Gradius Deluxe pack.

Shiro Kotobuki dibujando
Apasionado de las motos, Kotobuki sufrió un accidente de tráfico durante su juventud que le dejó tetrapléjico, siéndole imposible desde entonces mover sus extremidades. Pero este fatídico suceso no ha impedido que lograra sacar fuerzas de su interior para descubrir un talento innato: el de la ilustración. Kotobuki no quería ser un lastre para su familia, por ello se sirvió de la tecnología y de las técnicas digitales mediante ordenador, utilizando su boca como si fuera su propia mano, para trazar líneas que terminaron por convertirse en hermosas estampas, que a veces mostraban paisajes y en otras ocasiones estaban protagonizadas por figuras femeninas. Con solo contemplar el trabajo que ha ido recogiendo en su página web personal uno no puede más que sentir respeto y admiración por la capacidad de superación de este artista.

Entre las publicaciones de Kotobuki se encuentra un libro de texto e ilustraciones dirigido a animar a las personas discapacitadas. “Quiero compartir mi valentía con otras personas discapacitadas”, aseguró entonces.

Shiro Kotobuki drawing

En un principio, Kotobuki se negaba a dar el paso hacia la ilustración. Se le mostraron trabajos de Tomohiro Hoshino, artista de la prefectura de Gunma con una discapacidad similar a la de Kotobuki, pero él se veía incapaz de dibujar con la boca. Sin embargo, su motivación llegó a través del deporte, cuando vio que su pitcher favorito, Daisuke Araki, regresaba al béisbol tras una lesión importante que provocó rumores sobre su retirada.

Entonces, Kotobuki comenzó a dibujar copias de fotografías con un lápiz que sujetaba con la boca. Dos meses después ya era capaz de realizar retratos como el de Audrey Hepburn en Vacaciones en Roma. Intentó con el óleo, pero su medio definitivo fue la tableta gráfica, herramienta de la que no se separó desde 1998.

También dibujó paisajes con flores y bodegones, pero no terminaba por sentirse cómodo, no veía que su alma se viese reflejada en la pintura. Finalmente, encontró un motivo de inspiración: la figura femenina. A través de las chicas que dibujaba, daba sentido a su vida y mantenía la esperanza. Parte de sus sentimientos se veían plasmados en los ojos de las chicas, de mirada confusa y perdida.

El artista trabajaba diariamente de cuatro a cinco horas, y tardaba un total de dos semanas en finalizar sus trabajos.

Vía: Perfil en FB de Shiro Kotobuki, Sankei
Información de fondo: Azusha Ushio