Una taza con culo de Pikachu, merchandising de Pokémon y chuches de Japón: mis impresiones de JapanFunbox

Delicioso pecado

Japón es un lugar maravilloso. Es un país que, pese a sus más y sus menos, sabe transmitir una imagen cándida y alegre a la sociedad mediante el uso de cartelería promocional e institucional que recurre a simpáticos personajes, o incluso personajes moe. Lógicamente esto no lo convierte en el país de la piruleta, pues también existe cartelería y anuncios más serios, pero sin lugar a dudas en los lugares más frecuentados y los puntos de interés turístico suelen estar presentes estos elementos característicos de la cultura pop. Las chucherías por supuesto no se libran de esta influencia bañada entre lo pop y lo adorable.

Hace unos meses, aprovechando la apertura del Pokémon Center de Kioto, me animé a realizar un pedido de varios artículos exclusivos. Como sabéis, las tiendas Pokémon Center venden material promocional y a veces exclusivo relacionado con la franquicia de los monstruos de bolsillo. Pero existe un problema: no realizan envíos a domicilios situados fuera de Japón. O te das el viaje en avión y vas a la tienda o haces como en mi caso, recurres a un intermediario para que adquiera aquellos productos que deseas y te lo envíe a tu casa a cambio de una comisión, generalmente pequeña, por la gestión de su trabajo -compra, recogida, almacenamiento y envío.

culo de pikachu

Recientemente leí en redes sociales unas impresiones sobre JapanFunbox que llamaron mi atención. Esta compañía con sede en Osaka ofrece un servicio de suscripción mensual a través del cual pagas una cantidad de dinero y ellos te envían un lote surtido de chucherías. Mirando a través de su FAQ -preguntas frecuentes- descubrí que también aceptan pedidos de otro tipo de productos, por lo que me animé a preguntarles. Finalmente accedieron a mi solicitud inicial: la adquisición de dos tazas de Pokémon -una de corte infantil de la línea Hip Pop Parade!, caracterizada por mostrar en relieve culos de los monstruos de bolsillo, y otra más seria y elegante-, una carta de edición limitada para el Juego de Cartas Coleccionables de Pokémon que conmemora la apertura del Pokémon Center de Kioto y un par de peluches de Pikachu de edición limitada.

Dada la amabilidad prestada durante todo el proceso me animé a probar a solicitar una caja de chucherías con la intención de hacer una reseña en Deculture y así dar a conocer más servicios de este tipo. La ventaja de JapanFunbox es que el envío es totalmente gratuito a todo el mundo, una ventaja que ofrecen al tener sede en Japón y que beneficia directamente al consumidor. Una vez decidido a hacer mi pedido, les dije que me sorprendieran con un surtido similar al familiar, pero que combinara chucherías para niños, aperitivos para adultos y golosinas promocionales de distintas marcas de anime. Una vez abrí el paquete no solo vi que incluyeron todo esto, sino que además incluyeron un bote de refresco exclusivo de Japón y un muñeco gashapon de Gudetama -la popular mascota de Sanrio.

Pokémon-TCG-Kioto

Sus opciones para este tipo de productos surtidos, a los que bautizan como Funbox, se reparten en Mini -de 5 a 7 artículos, $14.99 / 13,5€-, Original -de 15 a 20 artículos, $32.99 / 29,7€- y Family -de 25 a 30 artículos, $49.99 / 45,99€. Para aquellos que deseen probar por primera vez os recomiendo la versión mini. Yo escogí la opción Family porque ya vengo curtido de este tipo de productos, pero si es vuestra primera vez, y aprovechando el envío gratuito, os recomiendo la opción Mini, que supone un desembolso pequeño y os permitirá iros acostumbrando a los sabores de los aperitivos japoneses, que en ocasiones son muy distintos de los españoles y latinoamericanos. Otra recomendación es realizar el primer pedido para compartir la experiencia junto a personas, ya sean familiares o amigos, ya que así suele ser más divertido e interesante, con opción de convertir una compra por capricho y amor propio en un pequeño evento sicual. Además, también podéis aprovechar por si se pudieran compartir gastos. Aparte de para darme un capricho, yo suelo utilizar este tipo de productos como regalo para celebrar una fecha especial para familiares y amistades, y es algo que nunca falla, os lo aseguro. Sobre todo acertaréis si el destinatario de vuestro regalo gusta de probar nuevas experiencias o está enamorado de la cultura pop japonesa.

Con respecto al tiempo en el que tarda en llegar el pedido, no puedo decir nada con respecto al países latinoamericanos, pero sí de España. Generalmente tardan en llegar desde Japón entre semana y media y dos semanas -a mi me tardó dos, de hecho-, sin problema ninguno de cara a las aduanas y entregado por el propio cartero de Correos.

Tras catar algunos de los productos -ya sabéis, los manjares se saborean despacio y se prolongan en el tiempo para que duren más-, pero sobre todo tras la atención recibida por parte del servicio de atención al cliente, y sumándole el hecho de que los gastos de envío son gratuitos en los lotes de chucherías, puedo asegurar que JapanFunbox es una de las opciones más recomendables a la hora de importar golosinas o productos que deseamos o necesitamos cuyos fabricantes y tiendas asociadas no envían fuera de Japón -libros de arte, figuras de edición limitada, reservas de ediciones limitadas de videojuegos, etc.

chuches japonesas