La figura femenina de Luffy (One Piece) se muestra generosamente a todo color

Una nueva Portrait of Pirates con alergia a la tela

Monkey D Luffy mujer portrait of pirates

MegaHouse ha mostrado las imágenes promocionales de la figura Portrait of Pirates I.R.O. De Monkey D. Luffy a todo color. La peculiaridad de esta figura es que se nos muestra al héroe de One Piece en una versión femenina muy desenfadada y ligera de ropa.

Esta Luffy en versión femenina luce pelo corto y sombrero de paja, al igual que el personaje original. A partir de aquí todo es distinto: camisa de color roja extremadamente corta e imposible de abrochar -dejando entrever con ello sus pechos-, y una minifalda vaquera de color azul muy, muy corta.

Las reservas para la figura se abrieron el 1 de julio de 2016, mientras que los pedidos serán enviados a finales de octubre.

De 21 centímetros de altura, esta Monkey D. Luffy en su versión femenina puede adquirirse por 9.990 yenes, unos 88€ al cambio.

Trafalgar Law figura mujer

Ya en el pasado mes de marzo se mostró la versiójn femenina de Trafalgar Law, y MegaHouse promete que en el futuro habrá más figuras de cambio de género. ¿Veremos a los personajes femeninos de la serie transformados en chicos igual de generosos?

One Piece es considerado a día de hoy el rey de todos los manga shonen que se publican en la revista Shonen Jump de edición semanal. El manga comenzó a publicarse en este magacín el 4 de agosto de 1997 y ya cuenta con más de 80 tomos en el mercado, adaptación al anime, especiales para televisión, numerosas adaptaciones al videojuego y un total de 13 películas hasta la fecha.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.