‘The Last Guardian’: probamos el prólogo de una obra maestra

Probamos de primera mano uno de los títulos más esperados de este año
The Last Guardian Trico niño

El pasado miércoles, una servidora se presentaba a las tres de la tarde en las oficinas de PlayStation. Nerviosa, pero muy emocionada. The Last Guardian llega finalmente a nuestras consolas PlayStation 4 el próximo 25 de octubre, y desde Sony nos invitaron a probar el código que se presentó en exclusiva durante el pasado E3 2016. Todavía no podía creer, incluso momentos antes de sentarme frente a la pantalla, que esos cuarenta minutos de juego significarían tanto para mí.

Desde su anuncio en el año 2007 el proyecto ha sido una obra muy esperada y querida por quienes admiramos el trabajo del Team ICO. Hubo un momento en los que algunos casi tiramos la toalla ante tan larga espera, sobre todo tras vernos asaltados por el miedo al conocer que Fumito Ueda decidía trabajar como independiente al crear genDESIGN, su nuevo estudio junto con gran parte del personal del Team ICO. Afortunadamente, el maestro y su equipo han seguido trabajando en el proyecto, consiguiendo con ello dar origen a uno de los títulos más ambiciosos de esta última década, con un salto de plataforma que ha permitido, sin duda alguna, un resultado de dimensiones superiores a las que anteriormente se aspiraba.

The Last Guardian, en dos palabras, es puro sentimiento, pues han sido numerosas las sensaciones que he podido experimentar a lo largo de una hora de juego mientras me acompañaba de aquella formidable y adorable criatura devoradora de hombres. La partida da comienzo con un anciano un anciano narrando, en un idioma desconocido, la historia de cuando fue niño y despertó en una cueva, junto a una bestia devoradora de hombres. Sin saberse cómo llegó hasta allí, el pequeño se mostraba confuso y desorientado, con enigmáticos tatuajes rodeando su cuerpo. En aquel paisaje desolador tan sólo están él, Trico y la oscuridad.

Es en este preciso instante cuando el juego despierta una sensación puramente humana. Nuestro primer impulso es acercarnos a la bestia, herida y encadenada. El realismo de este título se palpa en el mismo momento en que Trico, muerto de miedo y desconfianza, no deja que el niño se acerque a él. Comenzamos a controlar al muchacho, explorando lo poco que encontramos en la cueva, pero que nos será realmente útil para iniciar una relación con la enorme bestia mitológica.

 

The Last Guardian - impresiones E3 2016

Liberar a Trico de sus ataduras se convierte en un momento mágico

Encontramos barriles, los acercamos poco a poco. Si nos quedamos cerca de Trico y de la comida, en un principio, la bestia nos bufará, nerviosa y agresiva. Sin embargo, si el pequeño se aleja, podremos comprobar cómo Trico, muerto de hambre, comenzará a comer de los barriles y nos mirará en la distancia con curiosidad. Podía escucharlo, esa bestia que imponía miedo ahora me está diciendo detrás de la pantalla, a mí y al niño, “¿Quién eres?, ¿por qué me das de comer?” Con mucho cuidado y acomodándome rápidamente a los controles del protagonista, conseguimos quitarle a Trico las flechas que tiene clavadas en ambos lados del lomo y costado, para luego consolarlo.

Al poco rato a lo largo de esa noche encerrados en la cueva, Trico comienza a sentir interés por el pequeño que le ha estado dando de comer y deja finalmente que le acaricie al acercar su enorme hocico. Comenzamos a explorar la cueva, buscando una manera de salir. Conseguimos desencadenar a Trico, un momento mágico si nos comenzamos a dar cuenta de lo mucho que voltearemos la cabeza para comprobar que nuestro nuevo amigo nos sigue de cerca. Lo llamo y él se acerca. La bestia maltratada confía por primera vez en mí, y esa primera forja de lealtad aportará beneficios al chico, quien, subido a lomos de la criatura, podrá ahora alcanzar zonas elevadas e inaccesibles. También nos haremos con un artefacto circular, una especie de espejo que reflecta una luz hipnótica marcada por runas que llamará enormemente la atención de Trico, hasta tal punto de lanzar un mágico y potente ataque eléctrico con su cola a sitios clave para conseguir avanzar o convencerlo para saltar desde sitios altos. Todo esto es una demostración intensa de la mágica simbiosis que compartirán tanto niño como bestia, hasta el punto de forjar una bonita e inolvidable amistad forjada por el destino.

Como se ha mostrado en tráilers recientes, otras criaturas como Trico pueden volar, pero descubro que nuestro pequeño gran compañero tiene las alas rotas, siéndole imposible realizar dicha acción. Al conocer este detalle, el juego consigue a través de sus escenas encogerme el corazón de pena. Cuando el chico y al bestia logran salir de aquella cueva, ambos descubren que están atrapados en una fortaleza rocosa y titánica situada en una isla remota. Es en ese momento cuando el código finaliza, y un sentimiento indescriptible me invade mientras me digo a mi misma que quiero conocer la historia de ambos, tan pronto como sea posible.

The Last Guardian E3 2015 04

“Una bonita e inolvidable amistad forjada por el destino”

Los títulos del Team ICO se han caracterizado siempre por la presencia muy escasa, y a veces ininteligible, de palabras. Para qué engañarse, cuando la fuerza de lo visual lo describe y narra todo, logra transmitir lo ocurrido con intensidad. Al fin y al cabo las palabras se las lleva el viento, pero no los hechos. Pese al inicio narrado a modo de cuento, el juego transmite esa sensación de soledad que recuerda tanto a Wander en Shadow of the Colossus, la cual se veía amortiguada con la simple presencia de Agro, su yegua. El lazo fraternal entre el niño y Trico no sólo será esencial para avanzar a lo largo del juego, también transmite un mensaje que busca, y logra, tocar al jugador con una mano invisible y reconfortante. La simple compañía de la bestia mitológica me transmitió paz al observarla, y sonreía mientras disfrutaba de este intenso fragmento perteneciente a la que, sin duda, será una historia preciosa y sin precedentes. Igualmente, entre ambos personajes también se ve reflejada una parte de la relación entre Ico y Yorda. Fumito Ueda ya confirmó en su momento la conexión entre los dos títulos anteriores, y es posible que la historia de The Last Guardian no sea menos, pues se mantiene la estética característica de los juegos del ahora estudio genDESIGN, con un aspecto técnico que ha mejorado de forma obvia tras el paso a PlayStation 4.

The Last Guardian parte de una idea maravillosa, un proyecto ambicioso y un equipo de primera. Empapados por la nostalgia de los títulos anteriores, el último trabajo de Ueda junto a Sony promete ser una de esas obras maestras que serán recordadas por y para siempre en el mundo de los videojuegos. La espera llega a su fin, y The Last Guardian llegará a las tiendas de toda Europa el próximo 25 de octubre.

The Last Guardian


TLG_ficha

The Last Guardian, conocido en Japón como Hitokui no Owashi Trico, es la tercera joya como director de Fumito Ueda tras ICO y Shadow of the Colossus. Su desarrollo comenzó en 2007 para PlayStation 3, aunque no fue presentado oficialmente hasta el año 2011. Finalmente, debido a varios problemas de diseño y desarrollo, en 2012 se anuncia que el proyecto es exclusivo para la PlayStation 4 de SONY.

Esta aventura, protagonizada por un niño y una colosal criatura mitológica llamada Trico, ha sufrido desde entonces diversos retrasos y contratiempos. Tras una larga temporada de silencio, en el E3 2015 se confirma que el juego sigue en desarrollo. Durante el E3 2016 se confirma la fecha de lanzamiento para el juego: 26 de octubre de 2016.

Fumito Ueda abandonó SONY mientras el proyecto aún estaba afrontando distintos retos. De este modo se disuelve el Team ICO para gestarse genDESIGN. La marcha de Ueda de la compañía japonesa no le impide seguir trabajando como director en el proyecto junto a su nuevo estudio. Desde genDESIGN se han encargado de la dirección de arte, el diseño del juego y las animaciones, mientras que Japan Studio se ha ocupado de la implementación y el testeo.

The Last Guardian gira en torno a la relación de amistad y confianza entre un chico y una criatura gigante, mitad mamífero, mitad pájaro, llamada Trico. Ambos se encuentran encerrados en un castillo que a su vez se ubica en una isla remota. Niño y criatura deberán apoyarse mutuamente y fortalecer su amistad mientras tratan de salir de allí y escapan de los guardias adultos y de otras criaturas similares a Trico.





  • Vhsephi Kamiya

    no sé porque me da a mi que al final del juego Trico morirá