Análisis: ‘3D Out Run’

Magical Sound Shower en 3DS
3d-out-run-header

Yo, como muchos de los que leéis esta página, nací muy a principios de los 90, así que me perdí las típicas guerras de SEGA contra Nintendo. Cuando empecé a tener uso de razón y algún tipo de criterio, ya había llegado Sony y asentado su PlayStation como la consola reina de la nación y aunque la gran N siguiera dando caña, casi no se oía hablar de la Saturn en nuestro país. Pero también como muchos de vosotros, yo tenía un primo con una consola clásica que me metió, de lleno, en la magia del erizo azul. Y uno de los juegos con los que pasé numerosas horas fue la versión original del título que nos ocupa, 3D Out Run.

Aunque lo admitiré, Out Run no era el título de la estantería que más me llamaba la atención de primeras. Con Streets of Rage, Sonic 2 y Comix Zone, ¿quién me iba a culpar? Pero un buen día dije que sí, que era hora de echar unas carreritas y, aunque ya llevara bastantes horas con Gran Turismo u otros juegos más avanzados, me llegó la magia.

Nunca sabría decir qué es lo que me encandiló del juego, si su pegadiza música (que a día de hoy me sigue cavando como un gusanillo en la cabeza) o la sensación de tranquilidad al recorrer las carreteras (hasta que colisionabas contra un poste u otro vehículo y te impedía pasar aunque fuera el primer checkpoint, que te daba ganas de lanzar la consola por la ventana de un tercer piso al ver el time-out en pantalla), la idea de “y hacían esto antes de que yo naciera” o una mezcla de todo lo demás. Pero, sin duda, fue un juego que marcó una de las victorias de la compañía del erizo azul en mi corazón.

3d-out-run-1

Y hace poco decidí rememorarlo. Había oído hablar de esta edición remasterizada por M2, que ya me había dado buena cuenta de su trabajo en otras ocasiones, y una de esas rebajas en la eShop de Nintendo 3DS fue un buen desencadenante para hacerme con él. Y, sin duda, no me arrepiento.

No lo voy a negar: esto es un juego para nostálgicos. Probablemente si no tienes el corazoncito seguero que guardo en el pecho directamente descartarías el título para irte a uno más atemporal como Streets of Rage 2, pero si alguna vez has podido jugar el original (ya fuera en las recreativas o en cualquiera de sus adaptaciones posteriores), sabrás rápidamente que ésta es la versión definitiva.

Aunque ya sepamos de otras adaptaciones de la colección que el efecto 3D quita el hipo, sesenta frames por segundo suena muy bien cuando hablamos de Out Run, ¿verdad? La idea de añadir un par de temas musicales extra (con un mimo de órdago, usando las herramientas de composición originales para respetar la sensación de las que ya incluía) también añaden un poco de variedad extra. ¿Y lo mejor? La inmensa capacidad de configuración de la máquina, como si de la recreativa en la que tantos coches habían salido volando se tratara. Dificultad, tiempos límite, tipo de cambio, versión de la “ROM” del cabinet, e incluso algunas mejoras como que el HUD se mueva con nosotros o simplemente detalles tan tontos como las proporciones de la pantalla o si el velocímetro muestra kilómetros o millas por hora.

3d-out-run-2

Y además, algún que otro “truco” para los jugadores, como poder iniciar la partida en algún punto concreto del circuito (que para los que no hayan jugado el original, tiene una estructura de árbol con hasta cinco finales distintos), mejorar la tracción del coche, darle algo de resistencia al parachoques y alguno más. ¡Y lo más chulo de todo es que los trucos cambian la apariencia del bólido!

Tras desbloquear los cuatro disponibles, alcanzar la última de las metas nos trae otro regalo a la nostalgia: la versión arcade del juego. Capada a sus treinta fps habituales y con el popping ocasional de la versión de los mediados de los ochenta, se trata de otro regalo para los jugones de toda la vida. Y, por supuesto, con su propio leaderboard, al igual que la versión normal y a la que se le ponen los trucos. ¿Listos para llenarlos de ASS y POO?

Porque, con 3D Out Run y la nostalgia hay cosas que nunca cambian. Y si algo tiene que cambiar que sea para hacer más nítidos nuestros recuerdos.

8.3
3D Out Run
Lo mejor
  • La versión definitiva del clásico seguero
  • Gran cantidad de opciones de configuración
  • Se nota el mimo hasta en el último detalle
Lo peor
  • Es para nostálgicos y sólo para nostálgicos