Impresiones: ‘Danganronpa 3: Zetsubou-hen’ #8: el choque de dos Suertes

¿Cónseguirá Junko terminar el anime...?
Danganronpa 3: Zetsubou-hen-cap8-01

Después de un intenso aunque apresurado capítulo, Danganronpa 3: Zetsubou-hen por fin  nos acerca al meollo del asunto.

En este episodio se desvelan cosas que ya se podían imaginar: que Junko pretende utilizar el anime de Mitarai para lavar el cerebro a la gente —sabemos que lo ha probado con Mikan hasta cierto punto y que la tiene completamente subordinada—, que Komaeda iba a regresar y que de una vez por todas debían empezar los encuentros que se nos llevan prometiendo prácticamente desde el principio de la serie.

Danganronpa 3 es una mezcla de lentitud, buen desarrollo de personajes y tal foreshadowing que no permite que nos llevemos muchas sorpresas. Hasta cierto punto, todo sucede de acuerdo al curso natural de las ideas que se han ido plantando episodio tras episodio. Como mucho, podemos disfrutar de ciertos momentos de fanservice como Pekoyama enfrentándose a Mukuro o ese toque innecesario —pero bienvenido para las fans— de Izuru a Komaeda en la cintura, además de la ironía de un disparo en el corazón.

A nadie le sorprenderá que las protestas de los alumnos del curso de reserva sigan en vigor, e incrementándose por momentos, aunque no deja de resultarme muy interesante que no se quejen tanto de los experimentos humanos como que quieren formar parte de la élite —Sakakura no deja d dar puñetazos de realidad bastante crueles, por cierto—. Sí me sorprende lo poco interesados que están los protagonistas por estos sucesos: tienen miedo del curso de reserva, pero en general sólo unos pocos piensan en el por qué de esta reacción y tampoco piensan en profundizar en ello. Les preocupa más que Mikan haya desaparecido sin dejar rastro.

Danganronpa 3: Zetsubou-hen-cap8-04

Por suerte para ellos, Komaeda regresa de su viaje y señala haber visto a Mikan. Por lo que se nos da a entender después y cómo pide un favor a Pekoyama, es evidente que sabe algo. ¿Cómo? No se nos ha aclarado. Pero conocía la existencia de Junko y que estaba planeando algo muy siniestro para la academia Kibougamine. Como bien resalta Junko, Komaeda ama la Esperanza hasta un punto que roza la desesperación y está muy dispuesto a permitir que Junko se vuelva más fuerte para así crear una batalla de voluntades. Es una pena que no se le dedique más tiempo a esta escena, porque habría permitido profundizar al personaje, pero a cambio se nos muestra una faceta más cool de Komaeda. También es interesante que le dediquen un punto tan importante en el futuro de la historia: si hubiera podido disparar, nada habría pasado. Habría sido un héroe, y probablemente lo habría lamentado mucho. Aquí es cuando se asienta la base de su futura relación con Hinata y sus destinos se entrelazan.

Particularmente me ha gustado que se acierte a verle confuso y con la guardia baja por primera vez en la serie. Normalmente si algo le «falla» o le sale bien lo achaca con indiferencia a su suerte. En esta ocasión, cuando no funciona el disparo, se queda sinceramente desconcertado y es que la suerte de Izuru ha sobrepasado la suya. Casi seguro que nunca antes le había pasado nada igual.

Danganronpa 3: Zetsubou-hen-cap8-02

Quizás hasta podríamos hablar de que Komaeda, por aburrimiento o para huir de la Desesperación, está casi al mismo nivel que Izuru y Junko, solo que ha escogido otro bando. De momento. Queda por ver cómo se comportará ahora que ha encontrado a Izuru y parece tan encantado con que le haya pegado un disparo.

Por otra parte, ya podemos dar por perdida a Mikan, quien lleva su desagradable fanservice al extremo —quizás por eso en esta ocasión se pueda perdonar, porque es inquietante, desagradable, y dan ganas de sacar corriendo al pobre Mitarai— pero Mitarai saca fuerzas al ver que Izuru intenta matar a Komaeda para huir cuando antes parecía resignado a servir a Junko… aunque fuera temblando de miedo. La escena que tiene con Yukizome es triste y adorable al mismo tiempo, porque desvela lo buena profesora que es ella y que está dispuesta a arriesgarse para proteger a sus alumnos. Sabemos que sale en Mirai —aunque su futuro allí sea… breve— y que no morirá aquí, pero sí que se siente responsable por todo lo que ocurrió con sus alumnos. Ahora que ha llegado y parece ineludible el momento de la verdad, esperamos por fin enterarnos de qué sucedió con Nanami, si Izuru la matará o no y qué clase de relación tendrán. También cómo se las apañarán Junko e Izuru para librarse de Yukizome sin matarla…

Cada vez queda menos de la serie y, aunque el ritmo es bastante lento, de momento creo que la narración es bastante consistente y con probabilidad nos dará un final aceptable.

Danganronpa 3: Zetsubou-hen-cap8-03