Impresiones: ‘Danganronpa 3: Zetsubou-hen’ #11, final descafeinado

Me ha encantado el resbalón de Naegi.
Danganronpa 3: Zetsubou-hen-cap11-01

¿Qué hay peor que un final descafeinado? Sin duda, en comparación con el episodio anterior, Danganronpa Zetsubou-hen no ha sabido mantener en esta ocasión la Desesperación a un nivel aceptable a pesar de toda la violencia gratuita que ha habido.

Mirando atrás me doy cuenta de que, aunque el proyecto de Danganronpa 3 me ha gustado —me ha resultado original entremezclar dos series de esta manera—, se ha enfocado más en nuevos personajes que en los que nos habría gustado que se explotaran. Creo que la mayoría de los que empezamos a ver Zetsubou lo hicimos por la clase 77 y no por los personajes de Mirai. ¿Está mal que hayan cobrado tanto protagonismo? No, pero quizás habría sido mejor no tratar a la clase como un conjunto en los primeros episodios, lo que daba esperanzas de que se desarrollaran más como personas y nos hicieran soñar con cómo sería la caída de cada uno en la Desesperación.

Sigo ligeramente decepcionada con la idea del anime de la Desesperación. A nivel meta es muy divertido y hasta original, pero en la serie ha sabido un poco a Deus ex Machina incluso si entra dentro de las reglas del mundo. Ha quitado el peso a los guionistas de tener que enfocarse en cada personaje, en cómo decidieron destruir el mundo. En su lugar ha sido una conversión en grupo sin detalles personales más allá de rompernos a todos el corazón por ver morir de una forma tan cruel a Nanami. No hemos visto nada de ellos de forma personal, excepto un poquito de Komaeda, de Izuru y Mikan. Ni siquiera Junko se ha desarrollado todo lo que habría podido, por mucho que sea de esos personajes cuyas motivaciones y pasado quedan mejor en la sombra para que la mente del espectador lo agrande y no se lleve decepciones como puede ser este episodio.

Danganronpa 3: Zetsubou-hen-cap11-02

Que Mitarai tampoco haya aparecido en este último episodio, ni se haya mostrado cómo decidió esconderse me ha parecido una mala decisión, en especial si tenemos en cuenta cómo se ha convertido en el pilar de Danganronpa 3. A veces da la sensación de que los autores no sepan bien de qué hilos deben tirar. En vez de hacerlo caer todavía en lo más hondo, han preferido meter un discurso de Yukizome sin mucho sentido ya que sabemos que todos han caído en la Desesperación y esto es una parodia de lo que han construido hasta ahora. Pero como no se ha profundizado en la Desesperación que han sufrido los personajes a mi, al menos, me ha sabido a poco.

Y no es que un capítulo tranquilo sea malo. En otras condiciones, si se hubieran llenado más huecos de guión, que nos hubieran dejado más satisfechos, habría estado aceptable. Es horrible ver cómo cae Kibougamine y sinceramente sentí lástima por todos los chicos —curiosamente casi no había mujeres— que se suicidaban. Como comenta Junko, que aun siendo insignificantes, al ser tanto consiguen dejar un mal sabor de boca. Es como si hablara desde nuestro punto de vista y quizás lo haga.

Pero yo no vine a ver la historia de Yukizome —por mucho que haya acabado queriéndola con locura—, sino la de la clase. Sus historias personales no se resuelven en Danganronpa 2, así que era la oportunidad perfecta para profundizarlos. ¿Qué es lo que ha hecho Izuru? Sí, todo era una mentira de Junko, pero que nos dieran tanto bombo con su personaje en Danganronpa 2 no puede evitar parecer un poco tomadura de pelo cuando vemos su papel en los verdaderos acontecimientos. Si se nos hubiera mostrado un poco más qué piensa quizás opinaría de otra forma, pero en sí me sabe a personaje enormemente desperdiciado ya que era al único del grupo que de verdad no conocíamos.

Y al final, aunque entiendo el mensaje, no tenía nada que ofrecer porque ya lo tiene todo y eso es aburrido. Y también es decepcionante pero no debería serlo si se tratara con más inteligencia al personaje.

Danganronpa 3: Zetsubou-hen-cap11-03

Puede que el problema sea el formato de episodios, motivo por el que comprendo que no se podía desarrollar la historia personal de la clase. Pero también es algo que va más allá. Aunque el arte ha estado el nivel, la música ha tenido grandes momentos como la muerte de Nanami y han sabido explicar ciertos detalles de la historia a nivel general. Comprendo que no hayan querido introducirse en la clase destruyendo el mundo —sinceramente me cuesta imaginar al país de Sonia con verdadero poder si declarara la guerra aunque fuera de forma unilateral— porque a veces es mejor sólo tener una imagen o dos y que la imaginación haga el resto del trabajo.

Pero había tanto, tanto material que se ha desperdiciado. Y al final eso es lo que a mí se me queda. Ha habido buenos momentos fanservice —¡y no solo femenino!— tanto hablando del más físico como de puros guiños a otros Danganronpa. Ver a los personajes crecer y ser felices también ha sido un placer, así como encontrar a la clase 78… Aunque muy tranquilos parecían teniendo en cuenta lo que estaba pasando fuera.

Al final, sin embargo, ha resultado ser una historia que se queda muy por debajo de los juegos. Es normal que no haya tanta libertad ni profundidad, pero existen muchos animes cortos —Madoka Magica, Baccano!— que han sabido llevar a sus personajes de forma más original e interesante. Y decir que Danganronpa no lo ha conseguido, con la locura de color y elementos absurdos que tiene, es, como mínimo, decepcionante.

En realidad la historia continúa en un último episodio que une los dos arcos de esta historia llamado Hope pero, en el fondo, no continúa con la clase 77 aunque tenga un gran papel sino con Mitarai. Y no sé si podría considerarse entonces que es un cierre de Zetsubou o si directamente lo es de Danganronpa 2… Lo cual lleva a preguntarse si la existencia de este anime era necesario.

Aun así me alegra haberlo visto, me alegra que se haya realizado. Y por eso doy las gracias por haber tenido la oportunidad de averiguar más del mundo de Danganronpa.

Danganronpa 3: Zetsubou-hen-cap11-04