Reseña: ‘Avatar: La Leyenda de Aang – The Search’

Una de las mayores dudas de la serie original, por fin resuelta
avatar-the-last-airbender-the-search-header

Ya os sabéis el cuento. Agua, tierra, fuego, aire. Que si una peli mala de Shyamalan, que si muy buena la serie de animación y confusiones varias con Los Pitufos. Pero tal y como hablé hace unos meses de The Promise, éste es el turno de Avatar: The Last Airbender – The Search, la segunda historia en formato cómic de la aclamada serie de animación de Nickelodeon, en la que repiten Gene Luen Yang al guión (de nuevo, con la colaboración de los autores originales Byan Konietzko y Michael Dante DiMartino) y el dúo japonés Gurihiru al dibujo.

De todas formas os recomiendo echar una lectura a la aventura previa de nuestros Maestros elementales, ya que puede que por estos lares se filtre algún que otro spoiler de The Promise. Aun así, tranquilos, que no voy a revelaros la respuesta tras esta historia. Merece demasiado la pena descubrirla por uno mismo.

Porque, de hecho, esta historia (dividida originalmente en tres pequeños tomos, aunque como ya ocurrió con The Promise me he hecho con la Library Edition sin pensármelo) comienza justo donde terminó la anterior. Zuko, después de tener que pasar por un conflicto interno en el que el su padre el antiguo Señor del Fuego Ozai se interpuso en lugar de dar una verdadera ayuda, sigue sin saber quién es realmente. Y para ello, ha de enterarse por fin de qué pasó con Ursa, su madre.

Hablamos del que, seguramente, sea el mayor hilo sin cerrarse de la franquicia hasta la fecha, poniendo muchísima presión sobre esta historia en concreto. Si bien la precuela fue satisfactoria, aquí los fans íbamos a ser más puntillosos. Hemos tardado muchos años en recibir una respuesta y queremos que nos satisfaga, al fin y al cabo, ¿no?

Y sin una respuesta real de manos de Ozai, Zuko ha de recurrir a la única persona que le puede dar algo de información. ¿Su tío, Iroh? No. Sabe de buena tinta que él simplemente le aconsejaría que dejara el pasado en el pasado. Su último recurso no es ni más ni menos que Azula, la hermana demente del nuevo líder de la nación, que lo usa como contrapeso para justificar sus exigencias de liberación.

avatar-the-last-airbender-the-search-2

La narrativa de esta historia mezcla de forma muy acertada pasado y presente, pero siempre dejándonos con algún tipo de duda, haciendo un gran uso de la ambigüedad y el silencio para transmitirnos un relato que tendremos que unir nosotros poco a poco como si de un puzle se tratara, lo que resulta un acierto.

Aang, Sokka y Katara se unen al viaje, tanto en calidad de amigos del Señor del Fuego como de niñeros de la demente antigua princesa. En todo momento se subraya la necesidad de dignidad en dicho viaje, y por tanto no hay constricción física ni espiritual (el Avatar en ningún momento decide quitarle sus poderes), lo que facilita un poco la creación (o restauración) de lazos entre la familia real. Desgraciadamente Toph se queda fuera del viaje, por lo que todos sus fans la echaremos de menos.

Eso no impide que el humor sea fiel al de la serie original ya que, a pesar de la tensión creciente por la presencia de Azula y algunas verdades que se van descubriendo por el camino, en ningún momento dejamos de reírnos con los personajes que a estas alturas ya conocemos y queremos.

De todas formas, comenzar a descubrir más sobre el pasado de Ursa crea conflictos tanto internos como externos en Zuko. Si bien es capaz de aceptar la realidad a la que se somete de buen grado e intentando aprender de ella, Azula no es tan receptiva, llevando a algunas conclusiones más interesantes.

avatar-the-last-airbender-the-search-1

Es difícil contar más sin caer en el destripe, pero os aseguro que esta entrega es capaz de mezclar todos los elementos que adoramos de la franquicia, como la atmósfera de las ciudades, el teatro, los combates con el control de los elementos, las relaciones creíbles e identificables entre personajes y, en especial, los espíritus. Y los agitamos en una coctelera para obtener una historia que sigue ampliando la historia de un mundo querido y resolviendo cabos pendientes de la forma más satisfactoria posible. Sin duda, el pasado de la familia real daba aún más juego del que nos prometía la animación de Nickelodeon y las historias que no conocemos también son capaces de hacer mella en nosotros.

Algo que me ha llamado la atención en esta ocasión del dibujo, si bien siempre se ha dado en Avatar, es la variedad de ropajes de las que hacen gala. Las anotaciones al margen sugieren que es un tema en el que se cuida hasta el último detalle, y el resultado lo certifica. Ropajes, armas, accesorios, fondos… El trabajo de ilustración es brillante. Todo parece real, no hay ningún momento en el que pensemos que se trate de una fantasía, si la caracterización básica es por donde medimos, claro está. Pero todo palidece, irónicamente, frente a cómo se muestran los espíritus y efectos elementales, sobre los cuales más de un fan del medio ha sabido equiparar con los mejores trabajos del estudio Ghibli, algo que no es moco de pavo.

En resumen Avatar: The Last Airbender – The Search es un producto a la altura. Es una respuesta satisfactoria. Es algo que todo fan de la franquicia debe leer aunque sea una vez. Pero, sobre todo, y aunque me repita respecto a la anterior entrega, es una desgracia que no haya llegado a España.

avatar-the-last-airbender-the-search-3

Avatar: La Leyenda de Aang - The Search
Lo mejor
  • Una buena resolución para una pregunta cuya respuesta esperábamos desde hace mucho
  • Muy detallado en el dibujo y efectos
  • Narrativa muy efectiva
Lo peor
  • Que no esté Toph
  • Tendrás que importarlo



  • Nyoru

    Entonces vemos todo lo relacionado con la madre de Zuko sin quedarnos con dudas, ¿no? Si es así ya estoy tardando en comprarlo xD (Recuerdo en Korra, cuando una de las hijas de Tenzin le pregunta a Katara por la madre de Zuko y cuando va a hablar, le interrumpe Milo… Casi me da un infarto xDDD)

    • Habimaru

      Efectivamente, queda todo cien por cien resuelto ;)