Reseña: ‘Bride Stories’ #3

Qué se le va a hacer. No podía ser y ya está.
bride stories 3 portada

Kaoru Mori es sido ambiciosa dentro de la simplicidad de sus tramas y Bride Stories lo demuestra cuando nos separamos de nuestros personajes principales —Amira y Karluk, cuyas aventuras podéis ver comentadas aquí— para seguir las aventuras del despistado Smith

Si algo sabe hace Mori y siempre me ha sorprendido gratamente es que todos los personajes parecen tener una historia detrás. Desde el abuelo con el que se cruza Smith que estaba esperando a su nieta al jefe del mercado que bien podría haber sido un secundario importante por su diseño. El viaje de Smith se vuelve mucho más rico en sus conflictos porque de verdad da la impresión de estar atravesando un país. Además, Mori se esfuerza en presentar las diferentes costumbres de ambas sociedades: aunque Smith nos representa a los lectores, sigue siendo un occidental frente a una comunidad mucho más «tribal». Es maravilloso ver cómo la gente intenta ayudarlo, cómo se emplean las influencias entre familias para proteger a Smith y, sobre todo, que sin entrar en política, se nos hable de lo que está sucediendo contra los rusos cuando nuestro pobre investigador acaba dando con los huesos en la cárcel. A pesar de que sabemos que no van a ejecutarlo, se sufre perfectamente su angustia porque no sabemos cómo van a conseguir sacarlo de ahí.

Detalles aparte, este tomo se centra en Smith y en Talas. A partir de ella aprendemos no solo que una mujer sin hijos se casa con el hermano pequeño de su marido si este fallece, sino que se nos permite ver lo dura que es la vida para dos mujeres que viven solas. Creo que me ha fallado un poco que no haya ninguna superstición alrededor de Talas, porque casarse con los cinco hijos de su suegra y que todos mueran por un motivo u otro parece la excusa perfecta para que se la persiga. Sin embargo, Mori no es de caer en clichés sencillos y sentimentaloides —por realistas que hubieran sido en este caso— para hacer avanzar la trama y se centra más en la soledad del trabajo de ambas mujeres. Al mismo tiempo es capaz de mezclar la tragedia de la suegra de Talas, que solo desea que esta sea feliz, con la comicidad de cómo intenta hacer de alcahueta y juntarla con Smith. Sólo hay que imaginar el extremo de su desesperación si está dispuesta a casarla con un extranjero y a quedarse sola.

bride-stories-tomo-3-01

Y como no podía ser de otra forma, Talas poco a poco va sintiéndose atraída por Smith. Quizá este sea uno de los puntos que menos se sostienen del tomo si tenemos en cuenta los pocos días que están juntos. En el caso de Smith sabemos que aparte de atracción hay un poderoso sentimiento de responsabilidad y culpabilidad. En el de ella probablemente sea soledad y comprender que Smith es un buen hombre que cuidaría de que nunca le pasara algo malo. Sin embargo parecería demasiado arriesgado decidir irse con él si no fuera porque se ve que realmente se preocupa por Smith cuando cree que lo van a ejecutar. Así que podríamos decir que se sostiene pero con pinzas.

Sin duda, habría sido demasiado ideal si no hubiera sido el inesperado final de la historia. Parece que todo va a salir bien, que nos encontramos ante un cuento de hadas, pero los malentendidos y las costumbres tradicionales vienen a darnos una bofetada de realidad. El tío de Talas la quiere sí o en sí en su familia para obtener lo que le queda de sus tierras y sus rebaños. Y lo consigue. Porque así es como funciona el mundo y los hombres mandan sin que les importe lo que piensen las mujeres. Hasta cierto punto, sabiendo lo amenazados que están por los rusos, es comprensible que no quiera bajo ningún concepto que acabe con un extranjero que además se quedaría con unas tierras que no tendrían que salir de la familia.

Eso no evita que sea injusto, que sufras por un sueño que no se ha podido cumplir y que te preguntes qué será de Talas. También irrita la actitud de los compañeros de Smith sobre que «las cosas son como son». No habrá una lucha por rescatar a la doncella. Ella pertenece a su nuevo padre y no pueden hacer nada por evitarlo. Las historias de las novias no siempre pueden ser felices. Y en este aspecto Mori debe ganarse mucho respeto porque no ha caído en lo fácil.

bride-stories-tomo-3-02

La parte más entretenida de la historia, con todo, y la que tiene más dinámica es a partir de la aparición de Alí. El guía, lleno de desparpajo, nos introducirá todavía más en las costumbres, mostrándonos cómo es la vida cotidiana en un mercado, las ideas de compartir y dar grandes regalos —y cómo aprovecharse de ello— y las ideas alrededor del matrimonio. El regreso de Amira, Karluk y Priya —¡que se encuentra con un muchacho que puede que vuelva a aparecer…!— también anima el ambiente, eliminando silencios y ofreciéndonos escenas muy divertidas… además de comida que da ganas que esté a color de lo apetitosa que parece.

En resumen, podría decirse que este tomo es uno de transición hacia el resto de las aventuras de las novias. Conocemos a Alí, Smith gana peso como personaje con una historia propia —aunque todavía no sabemos mucho de su pasado— y seguimos con su viaje hacia Ankara.

Como suele pasar con Mori, el ritmo es tranquilo y disfrutable. El dibujo cada vez se vuelve más refinado, pues ya se encuentra cómodo con los personajes, y las secuencias son elegantes y sencillas de seguir, con sus toques de humor. La edición de Norma sigue siendo preciosa, con una buena traducción y atención al detalle y, como de costumbre, nos traen los alocados comentarios en forma de viñetas de la mangaka.

No cabe duda de que volveremos tarde o temprano con Amira y Karluk, de modo que por el camino podemos disfrutar aprendiendo más de culturas que no suelen aparecer en nuestros libros o películas y sufrir por las desventuras del pobre Smith. Además de morirnos de hambre cada vez que Mori saca un plato a escena.

En definitiva, si os han gustado los otros dos, este os resultará agradable y una pieza más de la maravillosa Bride Stories.

bride-stories-tomo-3-03

Lo mejor
  • El maravilloso dibujo, como siempre
  • La presentación cultural
  • Alí
Lo peor
  • El romance es precipitado
  • Parece demasiado un alto en el camino más que una parte importante de la historia
  • Da mucha hambre