Reseña: ‘Hunter x Hunter’ – Examen de Cazador

Nuestro grupo favorito parte a la aventura
hunter-x-hunter-portada-tomo-1

Recuerdo haberme desesperado porque el manga de Hunter x Hunter no llegaba a España. Llegué incluso a comprar los primeros tomos en el extranjero, a pesar de que ya me sabía más o menos de memoria la historia, simplemente por el hecho de poder tenerlos. Todavía hoy me desconcierta que uno de los manga que mejor ha aguantado tal abrumadora cantidad de hiatos y que vende como si acabara de estrenarse no fuera traído a España. Es algo que no puedo comprender.

Entonces Panini cumplió nuestro sueño en el año 2012.

Y desde entonces hemos podido venir disfrutando de las aventuras de nuestros cuatro protagonistas en su rocambolesco mundo de Hunters.

Como desde que salió el remake en 2011 se ha hablado en numerosas ocasiones de sus similitudes con Naruto, aclararé una cosita para no tener que volver a mencionarla: HxH empezó poco antes de Naruto y no es de extrañar que ambos enfoquen unos arcos de manera muy similar, aunque Togashi nos puso el Examen nada más empezar su obra y Kishimoto tardó más. Así que se huele cierto tufillo a copia, algo que se nota de forma especial si vemos la similitud entre Kurapika y Sasuke.

Pero sin malos rollos para los fans del Ninja del Ramen, centrémonos en el hermoso material que tenemos entre manos. La historia de Gon comienza en Isla Ballena, donde convence a su tía Mito para que le firme el permiso para presentarse al durísimo Examen de Hunter. Hace años, conoció a un Hunter llamado Kite que le confesó que su padre no estaba muerto, sino que era uno de los mejores Hunter del mundo. Enamorado de la idea, Gon decidió que partiría a encontrarse con él andando el tiempo.

Ahora su primera tarea es encontrar el lugar donde debe realizarse el famoso Examen, una encomienda que en el fondo es una criba de aspirantes sin talento. Por el camino conoce a Kurapika, el último superviviente del clan Kurta, y a Leorio Paladiknight, un aprendiz de doctor aparentemente ambicioso que en realidad ansía ser Hunter para poder pagarse la carrera de medicina y así ayudar a la gente. Por el camino superan varias pruebas divertidas y entretenidas, que te permiten averiguar qué es lo que puedes esperar de HxH y si te atrae o no:

hunter-x-hunter-arco-examen-01

¿Te gustan las batallas? ¿Y las criaturas antropomórficas? ¿Te importa mucho tener a Kurapika explicándote las costumbres históricas de cada sitio —y siendo badass—? ¿Crees que un personaje como Leorio, muy gritón pero de buen corazón, te sacará de quicio? ¿Y qué hay de Gon, que es un animalillo encantador, simple en apariencia y muy ingenuo? ¿Qué opinas de Killua, un chico pasota, inmune a venenos, que no deja de hacer comentarios despectivos y tiene unas garras muy, eh, afiladas (lo suficiente para arrancar un corazón)?

En realidad, puede parecer una historia simple y lo cierto es que la presentación lo es. Pero los capítulos son ágiles y cortos, para no abrumar al lector. Incluso al manga le gusta burlarse de sí mismo y restar seriedad a las pruebas del Examen, como podemos ver con personajes como Satotsu o Menchi y Buhara. Pero Togashi nos deja asomarnos un poquito a lo que nos puede esperar en el futuro gracias al payaso loco Hisoka —que es realmente inquietante— o la torre donde pasan la tercera prueba y se juega de verdad con la psicología de los personajes para sobrevivir en situaciones límite. A pesar de que muchos de los personajes que aparecen no son relevantes a nivel de trama principal —si bien algunos regresarán con el tiempo—, cada uno tiene una personalidad bien definida. Todos sirven a un propósito, bien sea que se descubra la identidad de un personaje, una buena cualidad de otro —como cuando Leorio pide que dejen descansar a su herido contrincante— o ser un constante desafío como es el caso del odioso Tonpa.

Sin perder el humor, a medida que avanzamos por las pruebas para superar el Examen, empezamos a ver la profundidad del mundo que ha creado Togashi. Más allá de las extrañas especies animales que aparecen —o que claramente sea otro universo pero aparezca Japón—, resulta evidente que Togashi tiene bien pensado el sistema de rige el gremio. Puede haber buenos, malos, avariciosos y crueles. El director de la Asociación de Hunters es un hombre justo pero con una faceta infantil y hasta cruel que decide jugar con las expectativas de Gon y Killua. En cualquier caso, es un mundo rico, variado, con diferentes opiniones y objetivos para cada uno de los personajes. Ninguno tiene ideas abstractas como «ser el mejor Hunter». Algunos persiguen dinero. Otros, medios para llegar a sus objetivos, y alguno que otro sólo encontrar rivales a la altura para divertirse. Pero este último caso es muy excepcional y los personajes no dejan de señalar lo irregular que es Hisoka, que está en una liga muy superior a la del resto de los aspirantes.

Personajes como Hisoka van cobrando mayor relevancia para los protagonistas y se plantean ideas para próximos arcos que se desarrollarán en mayor medida. Sin ir muy lejos, es evidente que el objetivo de Gon de encontrar a su padre está más allá del horizonte. Pero Killua, que odia a su familia, pronto tendrá que hacer frente a sus demonios y darse cuenta de que no es tan independiente como querría creer. Kurapika tiene muy claro desde el principio que quiere convertirse en un Hunter para eliminar a la Tropa Fantasmagórica (uf, esta traducción…).

Se podría decir que el Examen trata con más cercanía a estos dos personajes: Killua tiene que hacer frente a un hermano y Kurapika a un farsante que imita a la Tropa pero le hace revelar la inmensa fuerza que le dan sus ojos Escarlata cuando se encienden. En definitiva, no son simples historias que se pueden cerrar en un arco, sino que están interconectadas. Y eso se puede ver en la relación que desarrollan los protagonistas entre sí. Gon y Killua sienten curiosidad el uno por el otro. Gon admira las habilidades de su compañero y acepta que sea un asesino sin un parpadeo. A Killua le desconcierta el talento natural de Gon para agradar a la gente, pero le gusta estar a su lado porque se siente aceptado y se divierte. Que Gon sea inocente y Killua una persona que se ha manchado las manos de sangre crea un hilo entre ambos todavía más fuerte; Killua no se avergüenza de su trabajo, pero sí ve otra forma de vida en Gon.

Por otra parte, Kurapika y Leorio son almas torturadas por su pasado, que les persigue a cada paso que dan para conseguir el aprobado. Pero ahí donde Kurapika se retroalimenta de su odio en busca de un final que implicará derramamiento de sangre, a pesar de su evidente entereza moral cuando se niega a matar a un contrincante; Leorio sigue un camino más limpio y luminoso. No busca vengarse contra los doctores que no operaron a su amigo, sino superar los escollos económicos y sociales y poder hacer lo que nadie hizo por su compañero. Es un camino de redención. No resulta de extrañar que también se sientan atraídos entre sí.

hunter-x-hunter-arco-examen-03

Las personalidades de los protagonistas parecen responder a tópicos pero se revelan más profundas de lo esperado si prestamos atención: Gon parece no tener mucha chispa, pero bien que es capaz de solucionar con su flexibilidad mental varios problemas que a los demás no se les habría ocurrido. Killua parece indiferente a todo pero si se apasiona por algo lo sigue hasta el final y deja lentamente de ser un lobo solitario para acercarse a Gon. Por otra parte está el siempre impulsivo Leorio que a la hora de la verdad puede pensar con lógica, como al solucionar el problema con Majitani o con las serpientes. Y Kurapika, en apariencia siempre lógico, pero que si lo pillas en caliente carga como un toro. Entre los cuatro, obtenemos una dinámica entretenida y que evoluciona con cada conversación e interacción.

¿Y qué hay sobre el dibujo? Togashi casi nunca usa ayudantes y por eso no es raro que entregue manuscritos casi a nivel de boceto. Es habitual encontrarnos la ausencia de tramas. En el primer arco podemos ver paneles que rozan la caricatura de lo simple que son y a menudo no habrá fondos. Los diseños, excepto en un par de ocasiones, son muy sencillos pero bien definidos y con personalidad. Al menos en cuanto Togashi se acostumbra a ellos, porque las primeras apariciones suelen chocar un poco, en especial las de Kurapika y, ante todo, Leorio.

Es evidente que el mangaka se centra en los personajes y su caracterización antes que en el entorno. Este, aun así, es comprensible y pocas veces, por no decir ninguna, encontraremos alguna secuencia donde no entendamos qué está sucediendo. A cambio, Togashi suele usar mucho texto para explicar detalles y a veces abusa un poco del narrador omnisciente. Pero tranquilos, que todavía no hemos llegado al arco de las Hormigas Quimera, donde es el pan de cada día.

En definitiva, el dibujo cumple su cometido y además en un estilo reconocible por su simpleza combinada con extravagancia. El diseño más simple es el de Gon, pero a Togashi le suele gustar que sus protagonistas no destaquen para que puedan dar pie al desarrollo de otros más «interesantes». Por eso Killua, Kurapika o Leorio tienen un estilo que atrapa más la atención —al menos si hablamos de blanco y negro—.

Sobre la edición de Panini, las portadas son apropiadas y me encanta que se incluyan los comentarios de Togashi, algo que a más de uno sacará una sonrisa. La traducción podría ser mejorable, aunque en general se lee sin esfuerzo. Destacaré que he agradecido que se mantenga el término Hunter sin traducirse, ya que en japonés se dice Hunter en inglés.

Leer Hunter x Hunter siempre es una experiencia satisfactoria y poder, por fin, hacerlo en español es un verdadero gustazo. Si todavía no lo habéis intentado, no sé a qué estáis esperando.

hunter-x-hunter-arco-examen-02

Lo mejor
  • Personajes profundos y originales
  • Un diseño reconocible aunque simple
  • Una historia que se mantiene con el paso del tiempo
Lo peor
  • Textos demasiado extensos y explicativos
  • En ocasiones el dibujo no termina de sostenerse
  • La traducción es mejorable



  • Yer

    Genial artículo y merecido para este manga. A pesar del cuestionable dibujo y de los eternos parones “Togáshicos”, a nivel de guión hay pocos shonenes tan profundos, complejos y bien llevados como éste (sólo One Piece me viene a la mente). Por cierto, respecto a la traducción…¿podrías concretar aspectos mejorables? Quizá no me he fijado, pero no he tenido problema leyendo.

    • Suzume

      ¡Muchas gracias por comentar! Yo también conozco pocos shonen de su categoría, pero pienso más en D.Gray-man o FMA.
      Hmm, era más una impresión general. Quitando algún término (como tropa fantasmagórica, ufff. Ya que dejan rookie en inglés, Phantom Troupe también habría sido más digno. O Genei Ryodan) creo que la traducción no respeta la forma de hablar de los personajes que es muy específica en japonés. Kurapika usa términos muy “genéricos” cuando siempre ha tenido una forma de hablar dolorosamente técnica mientras que a Leorio se le nota el esfuerzo por hacerlo más vulgar. Pero por ejemplo no veo a Illumi diciendo “me ha cabreado y le he matado”. Suena… raro en sus labios. Es decir, las voces no están tan definidas como deberían.
      Por otra parte he encontrado alguna repetición (como al principio del capítulo 22) y no sé si es porque se ha hecho una traducción directa del inglés pero hay cosas que me chirrían, muchas frases en pasiva en vez de activa… Son cosas pequeñas que no molestan al leer, a menos que seas una tiquismiquis como yo xD. Pero me gustaría que se le pusiera más amor, al menos al principio, a este manga.
      Espero que te sirva, pero si quieres puedo buscar cosas más concretas

      • Yer

        Cierto, son detalles que había pasado por alto, la verdad. Qué ojo tienes. Gracias por la respuesta y ser tan minucioso^^

  • Suzume

    Cierto, no he hablado de YYH y debería haberlo hecho aunque fuera por encima. Sobre lo de Hiei… Supongo que es posible que plagiara a ambos personajes, pero sí, cogió descaradamente todo lo relacionado no solo con Kurapika, sino el clan Kurta y vergüenza debería darle no reconocerlo. Si lo hiciera sería más aceptable, aunque no dejaría de rozar el plagio, pero nada :/