Reseña: ‘Noragami’ #5-6

La traición y el perdón
noragami-5-header

Noragami nos dejó con ganas de más al finalizar el cuarto tomo. Si bien su contenido fue un mero puente de transición entre dos sagas bien diferenciadas, Adachitoka supo introducirla de la manera adecuada para que los lectores esperaran con gran expectación la historia de Bishamon, la diosa de la guerra y archienemiga de Yato.

Mientras que Hiyori pasa más tiempo junto a Yukine y Yato, la familia de Bishamon abre poco a poco una grieta de desolación y corrupción cuando se anuncia la muerte de Suzuha, uno de los shinkis de la diosa y amigo que Yukine había hecho en el tomo anterior. Además, Kugaha conspira en las sombras junto a Nora, con la esperanza de conseguir que su señora caiga y resurja de sus cenizas para convertirse en su único guía y llevarla por el camino que él considera el correcto. En sus planes entra la joven Aiha, una shinki de Bishamon que, a pesar de ser fiel a la diosa y quererla más que nada, acaba cayendo en las mentiras y promesas de Kugaha para conseguir el reconocimiento de Bishamon.

La paz peligra cuando Kazuma, el guía de la diosa de la guerra, se encuentra con Yukine y le cuenta la terrible verdad acerca de Suzuha, y lo arrastra por accidente al territorio sagrado de su señora. Se descubrirá la traición de Kazuma al proteger a Yato, por lo que es expulsado de la familia y Kuguha comienza a mover cartas ante una situación que le viene como anillo al dedo, entre sus ases, provocar a Yato. ¿Y qué mejor manera que secuestrar a Hiyori, para confrontar a éste y a Bishamon?

noragami-5-6-b

En estos dos tomos se desarrolla, sin lugar a dudas, una de las batallas más esperadas en el manga desde que supimos de los deseos de venganza de Bishamon. Un confrontamiento que lleva consigo terribles consecuencias para la diosa, que, punzada y confusa por la desolación y la rabia, comienza a condenar a todos sus súbditos a la corrupción. Realmente es una lástima que la batalla se haya producido con una diosa consumida sin uso de razón, pues habría sido bastante interesante verla combatir con dotes de estrategia propios de una divinidad de la guerra. Sin embargo, la batalla entre Yato y Bishamon es increíble y en ningún momento se alarga de forma innecesaria ni resulta aburrida para el lector, ya que se intercala con escenas del pasado de los personajes que la hacen más amena.

Mientras tanto, Kazuma y Hiyori han sido capturados y encerrados por Kugaha y Aiha, e intentan encontrar una forma de escapar y detener la masacre que se está a punto de cometer. Una masacre que ya tuvo lugar años atrás, y de la cual Kazuma se hace responsable al contarle a Hiyori toda la verdad sobre el pasado de Yato y Bishamon.

Algo que realmente gusta de este manga es que ningún secundario se queda atrás. Incluso pequeños súbditos de Bishamon, tales como una adorable anciana que se convierte en una daga oxidada, son dignos de mención. Y es que las autoras de esta obra hacen especial hincapié en que todos sus personajes se lleven un trocito del corazón del lector. Y se repite, además, el juego de los dioses en la era moderna que hace de Noragami un manga folclórico y de temática shonen un tanto peculiar como es el caso, por ejemplo, de Bishamon: una diosa de la guerra que, a más de ser fuerte y poderosa, se rodea de shinkis/armas sin dones realmente especiales y a quienes no importa adoptar por compasión y amabilidad.

noragami-5-6-a

Adachitoka no deja de sorprender en el apartado artístico. La batalla entre Yato y Bishamon es espectacular, tanto el dinamismo de los movimientos como la gran carga dramática reflejada en el dibujo. Puede que lo que menos luzca en estos dos tomos sean los fondos debido a que la historia se ha centrado en una batalla campal donde más se apreciaba los ataques contundentes o las expresiones faciales que el escenario en el que se cernía la pelea. Sin embargo, las dos han dejado demostrado que tienen un nivel de dibujo altamente profesional, cuidado y bonito, donde no faltan portadas a todo color e ilustraciones con motivo a acuarela. Además, al final de cada tomo se incluyen algunas tiras cómicas protagonizadas por los personajes de la obra para sacar un par de risas a los lectores.

Los dos tomos, quinto y sexto, abarcan por completo el arco de la diosa Bishamon. Aunque la gran mayoría de secretos se desvelan aquí, como la relación entre Kazuma y Yato y el pasado de ambos con respecto a la matanza del antiguo clan de la diosa de la guerra, todavía quedan muchos cabos sueltos en los que indagar, como el pasado de Yato y Nora, o la razón por la que Hiyori es medio fantasma.

Tendremos que esperar al séptimo tomo para descubrir cuál será la siguiente trama a desarrollar por parte de un par de autoras que, sin duda alguna, han logrado cautivar a sus seguidores con las aventuras del dios Yato, la reliquia Yukine y su amiga Hiyori.
noragami-5-6-c

Noragami #5-6
Lo mejor
  • El apartado artístico mejora en cada tomo con la oportunidad de presentar una batalla simplemente espectacular.
  • Las autoras dan gran importancia a los secundarios más escondidos del manga y hacen que los personajes se hagan de querer.
  • Las tiras cómicas aportan un toque divertido a la lectura final del tomo que se agradecen.
Lo peor
  • Quizás el cambio de personalidades u objetivos de los dioses, como es el caso de Bishamon, no sea de agrado para el público más exigente.
  • La carga dramática de estos dos tomos es masiva, aunque no por ello abrumadora o aburrida.