Reseña: ‘Doctor Strange’

¿Acierta Marvel al no arreglar los errores en su fórmula?

Es increíble pensar hasta dónde ha llegado Marvel. Hace diez años lo más extraño que podía encontrar uno en el cine era la adaptación de Daredevil, un personaje no demasiado conocido fuera del círculo de lectores. Resultaba cómico pensar en la posibilidad de ver algo como Guardianes de la Galaxia, algo arriesgado por ser desconocido para el gran público. Y cómo han cambiado las cosas, porque tras tanto tiempo tenemos una versión digna de Doctor Strange.

¿Qué tiene este personaje para que sea tan especial que llegue a la gran pantalla? Su nombre lo dice todo. Doctor Strange es uno de los personajes más llamativos del universo de Marvel por su conexión con lo paranormal, las dimensiones paralelas y las amenazas más apabullantes. No sólo pasaba desapercibido para la mayor parte del público no introducido en los cómics, sino que era una de las series más extrañas de todo Marvel.

Ahora las tornas han cambiado, y vaya si lo han hecho. Doctor Strange llega en un momento perfecto en el que el cine de superhéroes podía caer en la repetición para el espectador medio. Es original y mágico, entrando tanto por la vista como por el guión, y su éxito se va a hacer notar.

doctor-strange-004

EL DOCTOR QUE NECESITÁBAMOS


No hay manera de hablar de esta película sin subrayar cómo entra por los ojos. Sus efectos visuales y los trucos de los que hace uso son los mejores efectos especiales que he visto en los últimos años, superando a grandes obras que destacaban en este apartado como Origen o El Despertar de la Fuerza. No se conforman con ser impresionantes o bonitos, sino que quieren quitar el hipo al espectador con un chasquido de dedos.

Esto se debe a la agudeza visual del equipo que trabaja en la película, pero me es imposible no destacar cuánto mérito se lleva el material original aquí. Es un cómic plasmado, uno de los que lees e intentas imaginar cómo puede ser algo así en movimiento pero resulta imposible. La inspiración en los trabajos de Steve Ditko, su creador original junto con Stan Lee, es mucho más que obvia, y es especialmente imaginativa al pasar a la pantalla algunos conceptos que un servidor pensaba que sólo se quedarían en cómic por y para siempre.

El otro elemento imposible de ignorar es su protagonista. Doctor Strange sigue la estela de los últimos éxitos de Marvel Studios relatando una historia de origen similar a las vistas en Iron Man o Ant-Man. De hecho al principio de la película es muy difícil no comparar a Stephen Strange con Tony Stark, pero el filme no llega a copiar y pegar el mítico personaje. El personaje principal evoluciona y se desarrolla de manera muy distinta y perfectamente fluida, alejándose de otros héroes cinematográficos hasta la fecha y ganándose su propia identidad. Está lejos de ser el Hechicero Supremo que conocemos de los cómics, pero con el tiempo y más apariciones Benedict Cumberbatch podría ser la encarnación perfecta del personaje.

doctor-strange-002

NADA DE MEDICINA EXPERIMENTAL


Aunque Doctor Strange funciona también en estos apartados no soy capaz de quitarme la sensación de que Marvel no ha aprendido de sus errores. Tiene muchos elementos perfectamente llevados y da frescor a la fórmula, pero el estudio ha vuelto a caer en el error de ofrecer un villano muy débil. Al igual que ya pasó con Malekith, Ronan y muchos más un excelente actor ha terminado por interpretar a un enemigo sin fuerza, poco carismático y carente de motivación. Es el gran punto débil de las películas de la Casa de las Ideas, el ingrediente que se empeña en seguir ofreciendo pese a que los espectadores pidamos que se cambie.

Sucede algo semejante con su humor. Muchos fans piden un tono más oscuro y crudo para las películas, y aunque personalmente no soy del todo partidario de ello sí creo que en esta cinta el humor está forzado en ocasiones. Llega a haber momentos de importancia y solemnidad que se ven bruscamente interrumpidos por esta clase de chistes, lo cual me ha sacado de la inmersión. No pido una eliminación absoluta del elemento cómico, sino una moderación.

doctor-strange-003

CONCLUSIONES


Doctor Strange tiene un lema básico para bien y para mal: si no está roto no lo arregles. Es una de las películas más sólidas de Marvel Studios hasta la fecha y destaca individualmente gracias a su gran protagonista y los efectos visuales de los que se aprovecha, pero su terquedad en repetir tanto los éxitos como los errores de películas anteriores evita que alcance la excelencia. Pese a ello, es un filme que recomiendo a todo el mundo, habituales o no del género: te dejará hechizado.




  • Reggenator Zoldyck

    Pues para mi, el hecho de que tenga tintes cómicos las hace mas llevavedaras a las pelis de Marvel, como ejemplo perfecto está (siento sacar el tema de siempre) Batman V Superman, el cual el exceso de seriedad no hizo mas que aburrirme y casi quedarme dormido en el cine (por no decir que hacía mas evidente sus flaquezas)