Reseña: ‘Orgullo y prejuicio’, la adaptación al manga

Parece que ni tu orgullo ni prejuicio fueron lo bastante fuertes para mantenernos separados.
orgullo-y-prejuicio-header

Orgullo y prejuicio, una de las tantas novelas de Jane Austen, abre con esta frase: Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa. Lo sepa él o no… Las mismas palabras con la que se inicia la adaptación al manga, de la serie Clásicos manga, de mano de Po Tse en el dibujo y Stacy King en el guion. Todos hemos oído hablar de este libro y de la historia de las hermanas Bennet y el arisco señor Darcy, pero no siempre se puede disfrutar de la pluma de Jane Austen porque los gustos y el estilo de escritura que se buscan en nuestro siglo quedan muy lejos del mundo de las guerras napoleónicas.

Así pues, adaptar esta historia al formato del manga parece tan buena idea como llevarla al cine o convertirla al formato de serie. Es más, Marvel ya la convirtió en cómic y hasta existe una versión con zombies. ¡Que no haya límites para nadie! El problema es la seriedad y el arte con el que se hace la adaptación. Transmitir una historia en medios diferentes siempre obliga a cambiar cosas que no se pueden respetar. A niveles generales, nadie va a encontrar en este manga una historia seria. No es que la novela original careciera de humor, derivado de las circunstancias, pero aquí se sufre de un claro miedo a que los personajes desagradables sean demasiado desagradables y la caricaturización intentará salvar el día… sin mucho éxito.

orgullo y prejuicio-manga-1

En sí, el manga sigue toda la historia de Orgullo y prejuicio sin apartarse demasiado de la línea segura. Las hermanas Bennet, principalmente Elizabeth, Jane y Lydia, buscan esposo y su madre está dispuesta a cualquier cosa para casarlas mientras que su padre respeta más sus deseos… El problema es que son todas mujeres y eso significa que ninguna heredará la casa y que su dote es cuanto menos irrisoria. ¿Qué podemos pensar de un padre que no se molestó en ahorrar dinero asumiendo que tendría sí o sí un heredero? En fin, de ahí nace la obsesión de la señora Bennet por conseguir un buen partido para sus niñas, sin importar la personalidad o la reputación del hombre en cuestión.

Lo curioso es que la historia se guía más por los romances de Jane y Lydia que por el acercamiento de los dos protagonistas en cuestión, Elizabeth y Darcy. La narración siempre se situará en el punto de vista de ella, así asumiremos todos sus prejuicios contra Darcy, que se irán disipando con el tiempo (si bien los insultos del primer momento siguen siendo cuanto menos curiosos y es… extraño que se olviden como si nunca hubieran sucedido), pero también seremos testigos de los actos de orgullo de ella. Y es que ambos personajes tienen el defecto de ser orgullosos y dejarse llevar por el prejuicio. Sin embargo, sus interacciones son cuanto menos escasas. La declaración de Darcy parece salida de la nada y prácticamente nunca se nos muestra que tengan una conversación que dure más de un par de páginas… Al menos una que gire sobre temas personales y no los problemas que va presentando la trama. Si bien se puede advertir cierta química en las últimas páginas, no hay una relación. Sólo un cortejo y poca profundidad. Terminé el manga sin saber por qué se han enamorado el uno del otro, cuando no han compartido momentos íntimos.

orgullo-y-prejuicio-manga-2

Estos problemas girarán básicamente alrededor de pretendientes de Elizabeth, de Jane o de rumores que escuchan sobre Darcy. Sin embargo, los conflictos se sienten salidos de la nada y se simplifican demasiado. Al intentar que nos caigan simpáticos los señores Bennet (el señor Bennet es mucho menos desagradable y cruel con su esposa que en el libro; esta al estar siempre en modo chibi resulta absurda y se invita a perdonar su vulgar comportamiento y su relación con Elizabeth no es tan fría como en la novela) no se nos presentan los problemas que supone verdaderamente la insistencia de la señora Bennet por conseguirles esposos a sus hijas. En la novela, llegaba a tratar a Bingley y a Jane como prometidos cuando se acababan de conocer; el señor Bennet la ponía en ridículo delante de todo el mundo y había más escenas incómodas como esta. Por ese motivo, Darcy decidía intentar apartar a su amigo de una familia que le parecía de víboras. En el manga se culpa más a Jane por parecer fría y el conflicto se siente salido de la nada e injustificado por parte de Darcy.

Así podríamos poner ejemplos sin parar. La mayoría de los personajes no llegan a desarrollarse y las hermanas pequeñas de Elizabeth tienen un diseño cuando menos perezoso (además de que el papel de Kitty y, en especial, Mary se reduce a cero), centrándose la belleza y la exaltación de las virtudes femeninas en Jane y Elizabeth. De este modo, aunque la lectura es entretenida, se antoja demasiado superficial y olvidable. No hay nada verdaderamente serio y cuando se llega a los temas de la moral inglesa y de cómo se puede hundir la reputación de la familia se pasa a un tono que contrasta demasiado con lo presentado hasta el momento. Desconcierta ya que no se nos ha mostrado bien cómo es esta sociedad al haberla reducido a caricaturas divertidas y absurdas.

orgullo-y-prejuicio-manga-3

Y eso lleva a hablar del dibujo: es bastante preciosista y mejora bastante hacia el final del tomo, pero se siente muy poco profesional. Po Tse no sabe dibujar a hombres (excepto, curiosamente, al señor Bennet cuando avanza la historia) y tampoco perfiles. Los personajes que se agrupan están en perspectivas extrañas, no hay movimiento y da la impresión de estar leyendo un shojo de hace veinte años por el dramatismo de la construcción de las escenas y las posturas de los personajes. El ritmo es poco fluido cuando quiere contar por encima el paso de los acontecimientos y sólo se encuentra cómodo al centrarse en Darcy y Elizabeth.

La traducción de Norma, por otra parte, es muy buena y se lee sin ninguna dificultad. La excepción sería el formato demasiado claro de las cartas, donde hay que entrecerrar un poco los ojos para poder leer bien. Pero a nivel general la edición es muy decente, la portada y la contraportada son preciosas y el manga tiene buena calidad y buen papel sobretodo cuando pensamos que tiene un tamaño bastante considerable.

Así pues, aunque no es una lectura terrible, tampoco es una especialmente buena. Se puede disfrutar sin haber leído el libro pero, a la vez, se apoya demasiado en el material original y huye de los conflictos que este presentaba. El arte es muy mejorable, casi demasiado, y el ritmo está poco trabajado. Pero quienes no busquen una lectura especialmente compleja y disfruten de los problemas de las jovencitas buscando pareja, sin duda encontrarán un manga divertido y ligero.

orgullo-y-prejuicio-manga-4

'Orgullo y prejuicio', la adaptación al manga
Lo mejor
  • Las imágenes preciosistas
  • En general no se aparta de la trama de la novela
  • La traducción es muy buena
Lo peor
  • El dibujo es poco consistente
  • El ritmo no es muy fluido
  • No sabe decidirse entre ser serio o cómico