Reseña: ‘Los Miserables’, la adaptación al manga

Una forma diferente de leer un clásico

Los Miserables es una obra de culto, uno de los grandes clásicos de la literatura universal que ha ganado más fama a lo largo de los años con su musical y su adaptación cinematográfica. Muchos serán los que hayan leído el libro o hayan tenido la oportunidad de ver su versión en la gran o pequeña pantalla. En mi caso, no he tenido nunca la oportunidad y su adaptación a manga es lo primero que he probado del clásico relato que tiene lugar durante la histórica Revolución Francesa del siglo XIX.

Norma Editorial ha publicado, junto a Orgullo y Prejuicio de Jane Austen, la adaptación de una de las obras más emblemáticas y reconocidas de Víctor Hugo. Una adaptación al manga cuya estructura es sin duda atractiva para ojos de ese lector que no se ha atrevido con un clásico de la literatura hasta el día de hoy o sí lo ha hecho en contadas o numerosas ocasiones.

A nivel físico la recopilación de este manga es especialmente extensa, unas 336 páginas más que suficientes para contar los acontecimientos más importantes de la historia de Jean Valjean y la pequeña Cosette. El relato comienza con un hombre que ha pasado casi 20 años en la cárcel por robar una barra de pan. Tras cumplir su condena y conocer a unos cuantos individuos que le aportan tanto buenas como malas experiencias, se da cuenta de lo mucho que ha cambiado debido al trauma originado entre rejas, y decide convertirse en un hombre de bien. Por otro lado está Fantine, una pobre mujer engañada que cuida a duras penas de su hija Cosette. Decide dejarla a cargo de un matrimonio de mesoneros mientras ella consigue el dinero necesario para su manutención, aunque eso implique separarse de ella. Sin embargo, la pareja resulta ser un par de timadores que harán que la madre llegue a situaciones cada cual más extrema para ganar el dinero que su hija aparentemente necesita.

Los dos personajes se ven unidos por el destino y, cuando Fantine exhala su último aliento, Jean decide buscar y hacerse cargo de Cosette como si fuera su propia hija. Pero no será nada fácil para Jean Valjean velar por el bienestar de la pequeña, dado que el inspector Javert, un implacable policía y perseguidor constante, no descansará hasta tenerlo de nuevo entre rejas.

No se puede negar que la historia de Los Miserables es sencillamente magnífica y todo un referente a los clásicos de la narrativa universal. La adaptación al manga cumple dentro de sus límites con la narrativa y un guión con ritmo más que aceptable y ligero. El manga, adaptado desde el contexto del libro por Crystal Silvermoon, parte de diálogos sencillos para nada sobrecargados, que relatan los trasfondos más importantes de la obra de Víctor Hugo. Crystal realiza un trabajo magnífico al elegir y omitir las tramas de menor peso, que no por tanto menos importantes.

Por desgracia, al igual que las adaptaciones cinematográficas, se pierden trasfondos importantes de la versión escrita. Así pues según me he informado el pasado de personajes como el obispo Myrel, Mabeuf o la madre de Cossete quedan bastante dejados de lado para centrarse en la historia de los protagonistas principales.

El dibujo de la obra corre a cargo de la autora Sunneko Lee y de su ayudante Nokman Poon, que si bien no es llamativa, es sencilla y correcta. Cumple con lo que promete, a pesar de ser un estilo puramente genérico dentro del mundo del manga y para nada realista que apenas innova por parte de la autora, pues tenemos gran variedad de ojos, grandes o pequeños, típicos del manga y de cada tipo de personaje. Si bien un buen ejemplo es el contraste entre la vista madura de Jean Valjean y los grandes ojos azules de Cosette. Por otro lado, tanto los vestuarios como las recreaciones de los hechos históricos de la fatídica revolución francesa son bastante fieles y se aprecia cada mínimo detalle tanto en guión como en dibujo.

La edición del tomo incluye material adicional bastante interesante como comentarios de la guionista y de sus dibujantes, al igual que bocetos originales de los personajes y su comparativa unos respecto a otros en cuanto a complexión y altura. Junto con un par de láminas a color y unas viñetas cómicas, debo decir que Norma Editorial está cuidando bastante las ediciones de los clásicos manga que está sacando al mercado. Y espero que ésta, junto con Orgullo y Prejuicio, no sea las única y sigan con esta interesante iniciativa.

Esta bonita y cuidada adaptación al manga de Los Miserables es una excusa perfecta para iniciarse en la literatura clásica. Y si ya os gusta la lectura de por sí y queréis probar algo completamente diferente al teatro o al cine, recomiendo este grueso tomo que, sin duda, será de vuestro agrado.

 

Los Miserables
Lo mejor
  • La adaptación del guión es correcta, fiel a la obra original y muy cuidada
  • Lectura amena y ágil a pesar de su extensión de más de 300 páginas
  • Mantiene el toque dramático característico de la novela
Lo peor
  • El dibujo, aunque limpio, es muy genérico y para nada realista



  • Reggenator Zoldyck

    Muy buena reseña, siempre le he tenido curiosidad a esta adaptación pero siempre me echaba para atrás por algún motivo…

    Permiteme corregirte en un pequeño detalle y de paso te invito a que me corrijas en caso de que me haya equivocado… Pero no se supone que Los Miserables se desarrolla despues de la Revolución Francesa?

    Hace muuuuucho tiempo que no leo la novela, ni vista ninguna adaptación… Pero creo recordar que se la historia empezaba en 1815 y la Revolución acababa en 1799…

    P.D: Ahora que lo recuerdo la novela se desarrolla durante una de las revoluciones posteriores a la original (1830)… Pero nuevamente te invito a que me corrijas si me he equivocado, este tipo de temas siempre son la mar de interesantes aunque te corrijan