Reseña: ‘Japonés en viñetas edición integral’ de Marc Bernabé

Curso intermedio
Japones en viñetas integral 2

Aprender japonés es un desafío. Impresiona, exige un cambio radical de mentalidad, aprender no solo palabras distintas, sino a identificar tres tipos de carácteres diferentes y a elaborar las frases de una forma completamente distinta. Por eso, libros como Japonés en viñetas ayudan a que no asuste tanto el idioma.

¿Y qué mejor que aprender de un traductor de la talla de Marc Bernabé? Los que nos movemos en el mundo del manga lo conocemos por sus grandes proyectos y buenas localizaciones y sin duda anima a coger el volumen. Pero, para que los más detallistas se queden tranquilos, cabe resaltar que tiene un Máster de la Universidad de Estudios Extranjeros de Osaka y se dedica también a enseñar lengua y cultura japonesa, así como la china.

Como si eso no fuera suficiente, esta serie de libros se ha traducido a siete idiomas. ¡Y eso que está pensado particularmente para españoles!

Este libro en concreto que venimos a reseñar, el nivel intermedio de japonés, reúne en un único volumen el libro de texto de 2003 y el cuaderno de ejercicios de 2005, puede que impresione algo. Es grande, es bonito y muy pesado. No se trata de un libro de bolsillo que nos prometa aprender mágicamente otro idioma, pero tampoco es un libro de texto denso y concentrado. Que no os eche atrás, porque merece la pena tenerlo.

Evidentemente, para poder sacar provecho de este tomo, hay que tener ciertas nociones de japonés. Principalmente dominar el hiragana y el kanji a niveles básicos. Es decir, haber comprado el primer volumen o venir de clases de japonés.

Y es que Japonés en viñetas 2 tiene 30 lecciones, de la 31 a la 60. Hay ejercicios de diversa clase, desde completar oraciones a rellenar cuadros o distinguir lecturas. En las lecciones se incluyen curiosidades de la vida japonesa, que más de una vez nos desmentirán mitos del manga y al anime. También disfrutaremos de fotografías tomadas por Marc Bernabé para ver elementos de la cultura nipona. Pero lo importante para muchos será que podremos consultar la respuesta a nuestros ejercicios y encontraremos varios apéndices al final a modo de resumen y de vocabulario.

Japonés en viñetas integral

Se exige que el estudiante ya sepa escribir en japonés y el texto en español empieza a reducirse mucho, muchísimo, a partir de la segunda mitad. Pero también incluye cuadros de vocabulario, ejemplos con diálogos (tanto en español como en japonés con la traducción literal y la correcta para que parezca que se habla en cristiano) y, por supuesto, lo que da nombre a la obra de Marc Bernabé: manga.

Artistas de la talla de Xian Nu Studio, Studio Kosen, Gabriel Luque y J.M. Ken Niimura adornan las páginas del tomo con ejemplos y globos en japonés para ilustrar las lecciones. Sinceramente, las viñetas no son ni necesarias ni vitales, pues hay más que suficioente con los ejemplos. Pero ayudan mucho a relajarse visualmente y, además, despiertan más curiosidad sobre qué estará diciendo el personaje… y da más rabia dejarlo pasar. Ciertamente no vais a encontrar obras de arte, aunque algunas viñetas son bastante bonitas, y están más para acompañar y relajar al estudiante y animar a aprender japonés por un medio conocido que por verdadera necesidad.

Pero es el encanto de esta serie de libros, al fin y al cabo.

Salteado a lo largo de las páginas, encontramos un manga titulado Kage. Se trata de una historia completamente en japonés de mano de Ken Niimura, con guión compartido con Marc Bernabé. Trata de las aventuras de una periodista española en Japón. Animará a más de un fan del manga a medida que vea que sí, ya es capaz de leer bastante (o todo) en su idioma nativo, y a incentivar la lectura seguida. Después de todo, una cosa es leer ejercicios y otra un texto más orgánico y que exige mayor atención.

En definitiva, una gran elección para este volumen integral. Junto a este manga podemos comentar la edición de Norma Editorial, más que digna y que no atosiga recargando las páginas. Se puede leer a la perfección el japonés (algo importante para los que sufren distinguiendo los trazos) y cada sección está claramente diferenciada en una introducción con ejemplos, vocabulario, aclaraciones y ejercicios finales.

Así pues, por mucho que impresione encontrarse con un libro tan grande y gordo, nadie se lo va a llevar debajo del brazo de paseo. Es una edición muy digna y apropiada para quienes quieran seguir perfeccionando su japonés mediante el manga y las enseñanzas cercanas y amables de Marc Bernabé.

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.