Reseña: ‘Correr es de cobardes’ #1-2, de Hanaoka

En caso de duda, Juampe siempre elige la opción de 'Correr'

La gran mayoría las historias del manga que consumimos está localizada en Japón o en un lugar imaginario con elementos que nos recuerdan a la cultura nipona. Por supuesto, también hay manga de temática histórica y adaptaciones de otras obras (generalmente novelas) en los que la acción se desarrolla en otros países, pero siguen sin ser lo suficientemente cercanas para el público español. Para encontrar referencias locales, tenemos que buscar algo escrito en nuestra tierra. Algo como Correr es de cobardes, el tebeo que Hanaoka lleva publicando poco a poco en su web desde 2012 y que recientemente ha empezado a recopilar en tomos.

Correr es de cobardes muestra el día a día de Juampe Sánchez, un chaval que acaba de mudarse a la ciudad y al que le cuesta un poco adaptarse a las diferencias de la misma con su pueblecito. Todo (la gente y el ambiente en general) se sale de a lo que está acostumbrado, pero no pasa nada porque le queda algo que puede seguir haciendo igual que en su pueblo. Correr. Y es que Juampe adora correr y se muere de ganas de participar en una San Silvestre.

Precisamente con nuestro protagonista corriendo es como comienza la historia. De esta forma es como conoce a Marta, que se encuentra en el parque por donde Juampe entrena, cuidando de unos gatitos abandonados que ella no puede llevarse a casa porque su familia tiene alergia. El encuentro es más bien breve ya que el joven sale huyendo. Aquí es cuando descubrimos que Juampe no corre solo por afición, sino que lo hace cada vez que siente la necesidad de huir. Y vaya que la siente a menudo. Ya sea porque le gusta correr o por su tendencia a escapar, me da que le irá de lujo en la San Silvestre en la que quiere participar.

El caso es que esa no es la única vez que el atleta va a encontrarse con la joven. Por casualidades de la vida, tan habituales en este tipo de historias, acaba en la misma clase que ella. Esto pasa en tebeos españoles, cómics americanos y manga japonés por igual. Es como que el destino se empeña en juntar al prota con su posible interés romántico… y a Juampe no le importa, porque se siente atraído por esa chica tan adorable de la que huyó en un ataque de pánico.

A pesar de que Correr es de cobardes se publica desde hace unos cinco años, apenas lleva cuatro capítulos, así que la historia está en fase de planteamiento y presentación de los personajes. Ya hemos hablado de Juampe, y un poco de Marta, pero hay unas cuantas personas más que el protagonista ha ido conociendo a lo largo de los dos primeros tomos. Por ejemplo, sabemos que ha hecho un par de amigos en el instituto, Víctor y Antonio (Nonito para los amigos), con quienes pasa los ratos libres. También ha conocido a Adri, un chaval un tanto manipulador que, aunque Juampe no lo sabe, es el hermano pequeño de Marta. Por último, tenemos al actual novio de la chica, que parece todo un chico malo (y posiblemente una mala influencia para ella, pero habrá que esperar a ver cómo se desarrolla la historia).

Como se puede ver, Correr es de cobardes carece (al menos de momento) de un gran argumento que enganche al lector. En su lugar, tiene una narración ágil llena de una saludable dosis de humor que hace que este proyecto resulte atractivo. Además, el hecho de que esté desarrollado en España es de lo más refrescante. No tenemos shinigami, ni ramen, pero sí a un prota llamado Juampe, bocadillo de tortilla a un euro (nada de yenes) y los estudiantes de instituto van a clase sin uniforme. Ropa de calle, nada de chicas con traje de marinerita. Sin duda, es un entorno con el que nos podemos sentir identificados con más facilidad.

El estilo de dibujo de Hanaoka es, sin duda, agradable a la vista. Es limpio, sencillo y expresivo. Los personajes se diferencian bien entre ellos sin necesidad de que tengan rasgos demasiado llamativos. La verdad es que no se le puede pedir mucho más, aunque si quisiéramos poner alguna pega, probablemente sería que hay ocasiones en las que los fondos están demasiado vacíos. En todo caso, no es algo que afecte en exceso a la calidad de las viñetas.

Correr es de cobardes de Hanaoka es un tebeo que merece la pena leer. Hasta el momento tiene cuatro capítulos recopilados en dos tomos que se pueden leer online o comprar por correo o en algunos salones (por ejemplo, yo adquirí los míos en el de Barcelona). Queda tener paciencia si queremos saber adónde le llevarán los pies a Juampe ya que la autora va bastante lenta, aunque en la edición en papel ha prometido tratar de publicar un tomo al año. Habrá que esperar, qué se le va a hacer.

Lo mejor
  • El dibujo es muy atractivo
  • La narración es ágil
  • Elementos que nos resultarán familiares de nuestro día a día
Lo peor
  • La trama argumental no está definida aún
  • El ritmo de publicación es lento